jueves, 3 de febrero de 2011

Una mala y una buena: Mesa Nacional frente a la Minería Metálica.

Dos noticias, una mala y una buena. La mala es que nuevamente han sido amenazados a
muerte miembros de Radio Victoria y el ambientalista Héctor Berríos, y la buena es que el nuevo presidente de la Asamblea Legislativa empujará la aprobación de una normativa que prohíba en forma definitiva la minería de metales en el país.



Las amenazas a Radio Victoria son un atentado contra la Libertad de Expresión y el Derecho a la Información, tal como señalaron a inicio de semana la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) y la Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador (ARPAS).

Ambos derechos, el de expresarse libremente y el de recibir información, están consignados en la Constitución de la República y en varios tratados internacionales suscritos por el Estado salvadoreño. Por tanto, las autoridades fiscales y policiales tienen la obligación de perseguir cualquier acción que impida o violente su cumplimiento.

Las amenazas a Radio Victoria también son resultado de la impunidad de anteriores vejámenes contra su personal; por lo cual sólo una investigación efectiva y la justa condena de los autores intelectuales y materiales de las actuales amenazas pueden evitar que éstas se repitan nuevamente, porque la impunidad es un aliciente para los delincuentes y motivo de nuevos delitos.

Pero esclarecer las amenazas contra Radio Victoria no sería suficiente; es necesario también hacer justicia en todos los crímenes contra ambientalistas y prohibir en forma definitiva la minería de metales, para que Pacific Rim salga de Cabañas. Sólo así se acabará la conflictividad minera, que es la raíz del problema.

Y aquí viene la buena noticia, porque el nuevo presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, promete empujar la aprobación de normativas que el país necesita con urgencia, entre éstas una ley prohibitiva de la minería. Esto no quiso hacerlo su antecesor Ciro Zepeda, cuyo partido más bien apoyó a Pacific Rim.

Reyes se comprometió, en su discurso de toma de posesión y en declaraciones a varios medios de comunicación, a transparentar el ejercicio y la función legislativa permitiendo el acceso a la información, rindiendo cuentas de la ejecución presupuestaria y aprobando leyes que beneficien a la población.

Consecuente con las inéditas expectativas ciudadanas generadas por la asunción del nuevo presidente legislativo, la Mesa Nacional frente a la Minería Metálica espera que el diputado Reyes acelere la discusión del proyecto de ley prohibitiva de la minería en la Comisión de Medioambiente y Cambio Climático para agendar pronto su aprobación en el pleno.

Y sobre la investigación de las amenazas contra Radio Victoria y el activista anti minero Héctor Berríos, y demás crímenes contra ambientalistas de Cabañas, la Mesa espera que esta vez la Fiscalía General de la República y la Policía Nacional Civil sí acaten la exhortación de la PDDH referida a una investigación integral, exhaustiva y profunda.

*Equipo de comunicaciones de la Mesa Nacional frente a la Minería Metálica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada