viernes, 19 de octubre de 2012

Los derechos a la alimentación constituyen ahora la base de la Política Marco de Seguridad Alimentaria

(Roma, 18 de octubre de 2012)
 La Via Campesina saluda la adopción, el 17 de octubre de 2012, de la primera versión del Marco Estratégico Mundial para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición (GSF) del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CFS). El movimiento campesino internacional ha participado de forma intensiva en su elaboración junto con otras organizaciones del Mecanismo de la Sociedad Civil.
Se trata de un logro importante del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CFS). El marco del GSF será la primera referencia mundial para una coordinación y coherencia en la toma de decisiones sobre temas de alimentación y agricultura.
El GSF supone un paso adelante en la promoción de un nuevo modelo de gobernanza para alimentación, agricultura y nutrición. Este documento está basado en el enfoque de derechos humanos, derechos de las mujeres y en el reconocimiento del papel central de los pequeños agricultores, campesinos y campesinas, trabajadores rurales de la alimentación, pescadores artesanales, pastoralistas, pueblos indígenas, personas sin tierra, mujeres y jóvenes en la seguridad alimentaria y nutricional.

"De ahora en adelante, alimentación y agricultura van a empezar a incluir como punto de referencia el derecho a la alimentación y no las normas comerciales", destacó Kalissa Regier, campesina canadiense de la delegación de La Via Campesina. "Hoy podemos decir que la lucha histórica de La Via Campesina para evitar que los alimentos se equiparen a una simple materia prima ha dado un paso adelante", recalcó Yudhvir Singh, miembro del Comité Internacional de Coordinación del movimiento campesino.

El GSF reconoce que los contratos oficiales y la garantía de un salario mínimo para los trabajadores rurales son clave para la seguridad alimentaria y la nutrición. Asimismo, hace referencia al informe Evaluación Internacional del Papel del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnología en el Desarrollo Agrícola (IAASTD), reconoce el potencial del enfoque agroecológico y proporciona directrices importantes en cuanto a nutrición basados en las Directrices del Derecho a la Alimentación. También reitera el firme compromiso de los estados con la aplicación de las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques, inclusive a través de la reforma agraria. 
Las negociaciones GSF alcanzaron un consenso importante en torno a la supervisión y rendición de cuentas basada en los derechos humanos, lo que implique que Estados, instituciones intergubernamentales y sector privado son responsabilizados por sus acciones y omisiones en cuanto a sus obligaciones según la legislación internacional en materia de derechos humanos.
Pese a todo, hay una serie de temas importantes para La Via Campesina que todavía no se abordan en la actual versión del GSF, especialmente el de la Soberanía Alimentaria. El movimiento campesino internacional reafirma su compromiso de garantizar que en el nuevo paradigma, la política de seguridad alimentaria estará basada en la soberanía alimentaria, y espera de los países y de todos los demás actores que apoyen plenamente a aplicación del GFS a todos los niveles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario